jueves, 29 de diciembre de 2016

El Consumismo: ¿Coltán?¿Explotación Infantil?



El consumismo es algo que nos afecta a todos y que puede acabar convirtiéndose en una adicción.Los signos de alerta pueden ser: ansiedad, culpabilidad después de dichas compras, falta de autocontrol, estar triste o un mal día que solo puede arreglarse o ser calmado comprando, tener la casa llena de artículos que luego no se usan, etc...

<<El Hospital Universitario de Bellvitge, especializado en el tratamiento de esta patología, alertó en 2014 de que entre un 6% y un 7% de la población de los países desarrollados sufre este desorden, que sigue creciendo año tras año>>.

Los expertos opinan que al realizar compras, estas personas se sienten bien, satisfechas, felices. No hablo de comprar un capricho, hablo de una adicción con todas las letrassíndrome de abstinenciaausencia de autocontrol y desarrollo de tolerancia (se necesita cada vez más y más, debido a que nunca estarán saciados). Como cualquier otra patología de esta índole, desemboca en problemas sociales, laborales y económicos.Igualmente, parece estar relacionado con trastornos de ansiedad, trastornos de personalidad y estrés. Dicen también los psiquiatras que estos pacientes podrían tener una baja autoestima o un vacío carencial que intentan cubrir comprando. 
Es como llenar un saco que está lleno de agujeros, no sirve. Piensan que comprando X todo irá mejor. Luego, después del gasto, sienten culpa. Sin embargo, cuando esta desaparece todo vuelve a empezar. Se convierte en un ciclo de retroalimentación positivo. Quiero aclarar que no es cuestión de precios ni cantidades. No es <<a partir de 400 euros soy adicto>> y <<por debajo de 50 no>>. Son episodios de compras compulsivas, incontrolables, sea cual sea el importe o la cantidad. 

Hablando de jóvenes, veamos qué dicen los expertos sobre el consumismo en ellos. Os advierto que quizás esto haga que en vuestro cerebro las piezas encajen y hagan clic:
<<De acuerdo con el estudio promovido por la UE, los jóvenes tienen un nivel mucho más alto de adicción a los estímulos de compra y hasta un 8% presenta comportamientos patológicos. A diferencia de los adultos, aceptan de mejor gana los valores consumistas y son más vulnerables frente a “los mensajes que relacionan el dinero con la felicidad, el éxito social y el prestigio personal”. Un espejismo de lo que podría ser el futuro: el trastorno de compra compulsiva suele empezar a manifestarse en la adolescencia, pero los afectados tardan unos 10 años de media en reconocer su problema>>.
Qué coincidencia tan asombrosa, contando con que la mayoría de los consumidores de Youtube son muy jóvenes. VAYA. Con esta entrada no quiero decir que no compréis. Sino que, lo hagáis de manera moderada.

<<De acuerdo con el estudio promovido por la UE, los jóvenes tienen un nivel mucho más alto de adicción a los estímulos de compra y hasta un 8% presenta comportamientos patológicos. A diferencia de los adultos, aceptan de mejor gana los valores consumistas y son más vulnerables frente a “los mensajes que relacionan el dinero con la felicidad, el éxito social y el prestigio personal”. 

Cada día unos mil mensajes nos incitan a comprar artículos que no necesitamos. Estamos inmersos en el consumismo que se alimenta de la influencia de la publicidad y esta se basa en ideas tan falsas como que la felicidad depende de la adquisición de productos. Consumir quiere decir tanto utilizar como destruir. El peligro es que las necesidades básicas pueden cubrirse pero las ambiciones o el deseo de ser admirados son insaciables, según alertan los expertos. En la sociedad de consumo encontramos tres fenómenos que le son propios y que juntos producen lo que se ha denominado adicción al consumo.

Según los datos de un estudio un 33% de la población adulta (32% de los hombres y 34% de las mujeres) tiene problemas de adicción a la compra, de compra impulsiva y de falta de control del gasto; un 18% de ellos de forma moderada; un 15% presenta un nivel importante de adicción y un 3% llega a niveles que pueden considerarse patológicos.
Es decir, se trataría de una adicción en sentido médico estricto. En cuanto a la población joven, el porcentaje de adictos sube hasta el 46% (53% de las mujeres y 39% de los varones) y el 8% presentan niveles que puede rozar lo patológico.
El estudio rompe con la idea de que la adicción al consumo sea un problema de mujeres con tendencia depresiva y desvela datos tan curiosos como que los jóvenes tienden más a la adicción en la medida en la que se creen más guapos mientras que, entre los adultos, son más consumistas aquellos que están menos satisfechos con su apariencia física. Además, desmiente la creencia popular de que las mujeres gastan más en ir de compras que los hombres. LOS JÓVENES, SON MÁS VULNERABLES. Para los jóvenes europeos y españoles analizados (16 años) comprar es una de las actividades más divertidas que ofrece una ciudad. Les gusta entrar en los centros comerciales, sienten un deseo permanente de ir de compras y adquirir cosas nuevas, y su grado de impulsividad en la compra y de falta de autocontrol y responsabilidad económica es muy alto.

En la población joven, el porcentaje de adictos sube hasta el 46% (53% de las mujeres y 39% de los varones) y el 8% alcanza niveles que pueden rozar lo patológico, según un estudio europeo.
Os invito a que veáis este corto que refleja superbién el consumismo desmedido (en este caso, en la tecnología).



¿Explotan a los niños para que nosotros podamos consumir?

No les pagan, no pueden ir al colegio y tienen que trabajar en lugares poco espaciosos y peligrosos para ellos. Así nosotros, podemos comprar los productos elaborados por ellos por un precio inferior a lo que debería ser el mínimo.
Para que nosotros usemos nuestro teléfono móvil, tablets, ordenadores, videojuegos, consolas, armas inteligentes, implantes médicos, industria aeroespacial,etc... Hay gente que tiene que morir y la mayoría son niños pobres e indefensos con familias sin recursos. Pero en esto no lo pensamos los seres humanos, queremos ir siempre a la última moda tanto en tecnología como en otros ámbitos y una de las cosas que quiero conseguir con esta entrada es que entres en razón querido lector. Solo te pediré un poco de empatía y lógica, no te agobies, será una experiencia que te hará valorar muchas cosas 😉.

El 80% de los recursos mundiales de la caserita y de el Coltán (columbita-tantalita) que es un mineral del que se extraen el niobio y tántalo, y es un recurso natural sumamente escaso. Son minerales clave en las nuevas tecnologías, que son resistentes a la corrosión  y que se encuentra en el este de El Congo (Sudáfrica).
"Para extraerlo los rebeldes utilizan a jóvenes y niños. He visto imágenes donde los soldados azotan a menores de entre 5 a 7 años, debido a que el coltán se encuentra en yacimientos a poca profundidad, son niños los que con sus cuerpos caben mejor por los recovecos por eso son  explotados y les pagan 25 céntimos de euro al día. Muchos niños mueren a causa de los desprendimientos de tierra, quedándose enterrados.
¿Cómo podríamos solucionar el problema de la demanda del coltán? cuando éstos caen rendidos tras horas de trabajo para obligarles a continuar en su búsqueda del mineral. ¿Cuánto van a vivir? Muchos acaban muriendo en las minas".
Al menos 80 mineros artesanales perdieron la vida en los túneles del sur entre septiembre de 2014 y diciembre 2015, si bien Amnistía ha advertido de que "se desconoce la verdadera cifra" porque se ocultan los accidentes, "Se dejan los cadáveres enterrados bajo las rocas", lamenta el informe.
Los trabajadores del Coltán hacen jornadas de trabajo de hasta 12 horas y apenas usan equipo de protección, esto es  la nota dominante de un negocio que, según UNICEF, emplea a 40.000 niños en el sur del país africano.

Es el caso de Paul, un niño huérfano de 14 años que ha llegado a pasar 24 horas sin salir a la superficie y que ha contado cómo su familia adoptiva le "explotaba".
"Llegaba por la mañana y me marchaba a la mañana siguiente. Tenía que hacer mis necesidades allí abajo", ha relatado.
Y no solo es el principal desencadenante de la guerra del Congo, sino también la causa de la explotación infantil en el Congo en condiciones de trabajo de semiesclavitud: se estima que por cada kilo de coltán han muerto entre dos y tres niños.


En la otra cara de la moneda se encuentran las multinacionales: empresas de telefonía móvil, de nuevas tecnologías, de ordenadores... Todos ellos dependientes de su dosis de coltán. A partir de los años 90 el precio de este mineral se disparó, lo que despertó la búsqueda de materia prima barata:
el este del Congo se la ofrece a cambio de 5 millones de muertos desde finales de esa década.
Esto ha llevado al desarrollo de una enorme industria minera ilegal que literalmente saquea el coltán del suelo congolés. Luego, se trafica el mineral a través del mercado negro a una serie de comerciantes e intermediarios hasta llegar a las gigantescas empresas multinacionales que fabrican nuestros ordenadores, videojuegos y teléfonos móviles.

"¿Cómo puede haber evolucionado la tecnología tan rápido sin que sus precios sean desorbitados? Les dan coltán a precios ridículos y ellos pueden crear toda la tecnología que quieren mientras esta gran injusticia continúa silenciada"
Y os estaréis preguntando...
¿Qué hace la ONU (Organización de las Naciones Unidas) para remediar esta situación?" No posee la respuesta. "Ellos son los primeros que tendrían que proteger a la población, que deberían evitar que los rebeldes llegasen a los poblados y los abusos soportados por los trabajadores de las minas... pero todo sigue igual".

Las otras víctimas de esta cruelfiebre del coltan son los animales salvajes de la región. Esto que os describimos sucede también en áreas “protegidas” por la Unesco: los parques nacionales de Kahuzi-Biega (en Kivu-Sur) y Okapi. Allí, tiene lugar verdadero desastre ecológico que ha dejado daños irreparables al ecosistema. Miles de elefantes (80%) y gorilas(90%) son asesinados para alimentar a los trabajadores de las minas.


El kilo de coltán se pagaba al minero en 2000 a  3 euros. Hoy se paga a 2 dólares (menos de un euro y medio). El precio en el mercado internacional en 2000 era de hasta 421 euros el kilo, pero ha caído hasta los 280 euros. 


Este vídeo, refleja superbién lo que os he estado contando durante toda la entrada, eso si, no viene toda la información aún así os invito a que lo veáis por si necesitáis algo más "didáctico".
Y sé que estaréis pensando en que hay muchas más formas de explotación infantil, que son debidas al consumismo desmedido de la gente, como la explotación infantil en la industria téxtil, entre muchas otras que quizás ignoramos, pero que están ahí.
Igualmente, reflexionad lectores porque estos niños sufren y no es ningún chiste, es algo muy cruel y serio.

Esta entrada ha sido recopilada de varias fuentes como periódicos, blogs y otros...


Muchas gracias a todos por pasaros a ver esta entrada


Pueden contactarme por correo electrónico: juquimapa@gmail.com
O pueden escribirme  un comentario en cualquier entrada para dejar
Sugerencias de libros que reseñar, series o películas
que quieren que vea o de temas que les interesen para 
Que yo hable en el blog.
Recuerden pasarse todos los martes y jueves  a las 20:00(hora española)
Nos vemos pronto con más novedades, Un beso a todos.


mi Wishlist de AMAZON:




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario